Conectarse con nosotros

Canal IT

Se pierde hasta una semana de trabajo por no renovar sus viejas PCs en las empresas

Publicado

el

Buenos Aires, 27 de octubre de 2014 – En la actualidad, el punto más estratégico para mejorar la productividad de las pequeñas empresas está centrado en su estructura de IT. Optimizar el tiempo de ejecución de las tareas es la principal prioridad de cualquier tipo de compañía. Un reciente estudio de Intel determinó que se pierden 42 horas anuales (equivalente a una semana de trabajo) por fallas con PCs de cuatro años de antigüedad. La frecuencia de reparaciones en estos casos ronda las nueve al año e insume 5.000 pesos por equipo. Las empresas que aún tienen computadoras antiguas en sus oficinas representan hoy en día un 36% en el mundo, lo que afecta a los empleados, el equipo de IT y los resultados de negocios.

“Aún vemos que hay una visión equivocada acerca del mantenimiento de PCs antiguas y el ahorro. Hay una relación directa entre la adquisición de dispositivos con alto poder de cómputo y la eficiencia de las operaciones en general”, explica Marcelo Pobersnik, gerente de Desarrollo de Mercado de Intel Cono Sur. El estudio de Intel sobre la actualización de las PCs en las pequeñas empresas se llevó a cabo por Techaisle, entre un total de 736 pequeñas empresas (de 1 a 99 empleados). Los participantes fueron los responsables de las tomas de decisiones de IT y de sus resultados se desprende que los problemas más importantes son, en orden de importancia: reducción en el desempeño del equipo, respuestas lentas, aplicaciones que fallan, infecciones por virus, sistemas operativos que fallan, no poder conectarse a otros dispositivos móviles y baterías gastadas que duran poco.

En las pequeñas empresas se utilizan cada vez más diversos tipos de aplicaciones al mismo tiempo, incluyendo las de productividad de negocio y de correo electrónico e Internet, chat y video online, de finanzas y de contabilidad. “Los profesionales de las PyMEs son quienes mejor aprovechan todas las funcionalidades que ofrecen las tecnologías corporativas con procesador Intel, que satisfacen sus necesidades de desempeño y rapidez para el manejo del trabajo diario”, comenta Pobersnik. Los 2 en 1 con procesadores de la 4ª generación Intel® Core™, por ejemplo, realizan tareas pesadas como conversión de videos 23 veces más rápido que las notebooks convencionales con cuatro años de antigüedad. Las ultrabook con Intel Smart Connect trabajan incluso cuando el usuario está lejos de ellas: la bandeja de entrada de correos y las redes sociales se actualizan hasta con el equipo en hibernación.

Los ejecutivos reclaman equipos que respondan de manera eficiente y que se adapten a su ritmo, que no se detiene. Las Ultrabook de última generación, por ejemplo, encienden casi instantáneamente, como la luz de la casa, y permiten ahorrar tiempo. En 7 segundos ya están listas para usar. Con una Ultrabook el usuario puede ganar 2 dos días y medio por año al no tener que esperar el encendido de su computadora. Y cuando es necesario llevarse el trabajo fuera de la oficina se impone la tablet. Las tabletas aparecen como el dispositivo perfecto para determinadas tareas que requieren al trabajador estar de pie y con movilidad, como es el caso de las ventas, mientras que los equipos de escritorio se imponen para los momentos en los que se requiere mayor poder de cómputo. El procesador Intel Atom posibilita la creación de tabletas con un bajo nivel de consumo y una extraordinaria duración de batería que alcanza las 14 horas, para estar siempre conectado.

“La mejor recomendación al momento de comprar un dispositivo para la empresa es elegir una opción que brinde a los ejecutivos una buena combinación entre hardware y software. Así, el ejecutivo tendrá garantizado el desempeño necesario para la optimización de sus resultados por medio de un equipo capaz de seguir el ritmo y la velocidad que tienen las operaciones de su compañía”, sostiene Pobersnik.

Comentarios