Compartir

Finalmente llega la tercera entrega de la nueva saga de Tomb Raider, desarrollada por Square Enix / Eidos Montreal, se trata de Shadow of the Tomb Raider, un juego que de más está decir, ya está causando revuelo en todos lados, especialmente porque se trata de uno de los primeros juegos que contempla las nuevas tecnologías RTX de NVIDIA, pero, además, por su connotación oscura y su trama brutal y trepidante. Hemos tenido la posibilidad de probarlo y aquí va nuestra review de este peso pesado de la acción y la aventura.

 

LA HISTORIA

Lara Croft es un personaje legendario, desde que la conocimos con ese viejo look en low poly allá por el 1996, ha cautivado el corazón de generaciones enteras de gamers, ha sido protagonista de comics, peliculas y por supuesto, tres sagas de videojuegos y varios juegos para dispositivos móviles.

En Shadow of The Tomb Raider contemplamos el punto culminante de la evolución del personaje, la transformación de una Lara ingenua y traída de los pelos, por no decir una heroina casual, a una aventurera y justiciera, ladrona de tumbas por excelencia.

El guión, aunque un tanto cliché, sabe usar bien los recursos de la narrativa para entretener y mantener la atención del jugador fija en el objetivo: “salvar al mundo de un inminente desastre”. Claro está que todo en pos de explorar una cultura milenaria y desentrañar sus secretos ocultos. En Shadow of the Tomb Raider todo se sucede en una tierra que conocemos bastante bien: Latinoamérica, así que seguro sabrán apreciar algunas referencias a la cultura de Latam.

La historia está cargada de acción, emotividad y sentido de la aventura, está muy bien conducida y tiene ese touch especial de thriller y suspense que le hacía falta hace rato. Una muy buena lavada de cara para la historia. El trasfondo del personaje trabajado de manera impecable a través de ciertos flashbacks (prepárense para llorar y enternecerse) que contrastan a la perfección con el presente de Lara, que se está convirtiendo en una experta en meterse en problemas, y en salir de ellos airosa.

Se podría decir que el guión da en el clavo, trabaja lo justo y necesario el trasfondo de personaje y del mundo que la rodea y, aunque tiene algunas cosas innecesarias y algunos detalles sueltos, esta bastante bien. Punto extra para el guión del SOTR.

Shadow of the Tomb Raider es una experiencia trepidante.

LOS GRÁFICOS

 

El apartado gráfico es excelente. Shadow of the Tomb Raider no decepciona y parece que apunta a convertirse en el mejor de la saga. Por ahora, al menos, no hay con que darle. El trabajo con el que los desarrolladores nutrieron el environment salta de la pantalla. Los niveles cobran vida y el mapeado está tan bien distribuido que es imposible no sentir que estamos en una jungla verdadera.Hasta el más mínimo nivel de detalle es asombroso. Sombras, agua, cascadas, ruinas, poblados y aldeas. Todo en Shadow of the Tomb Raider respira y vive. La jungla está tan bien diseñada, que hasta pude reconocer varias especies vegetales que tengo en el jardín de mi casa. De los animales ni hablar, espero nunca encontrarme con algunos de los bichos que andan campando a sus anchas en el juego.

Cabe destacar entonces, el diseño de la flora y la fauna. Los rigs son impecables, los animales se mueven con una fluidez casi natural. Las aves gorjean, cantan y se espantan al paso de Lara por la jungla, y no parecen salidos de cualquier lado, tienen sus nidos y cada especie anida en un lugar determinado. Buen nivel de detalle.

Ahora bien, teniendo en cuenta que jugamos equipados con una placa EVGA 1080 Ti, y no con una placa equipada con la tecnología RTX de Nvidia, podemos suponer que el potencial del juego es muchísimo más elevado. Tendremos que recapitular más adelante y realizar un exhaustivo análisis de los gráficos con el factor RTX entrando en juego.

¿Qué podemos decir? Simplemente hermoso.

LAS MECÁNICAS

Ahora le llegó el turno a las mecánicas y al combate. Vamos analizar esta cuestión a fondo, ya que creo que es uno de los puntos más fuertes de Shadow of the Tomb Raider y a la vez, su mayor carencia. Se que suena contradictorio, pero pronto lo van a entender.

El environment puede ser nuestro aliado o nuestro enemigo. Esto está hecho definitivamente adrede. En muchos de los videos previos al lanzamiento del juego, los developers hablaron sobre “hacer de  la jungla” un arma más del arsenal de Lara y a la vez, su mayor enemigo. Podríamos decir que se logró a la perfección y a la vez, nos deja con la incógnita de que podemos esperar de un juego que lo ofrece todo, y que a veces muestra cosas que están en el lugar correcto, en el momento correcto, puesto ahí para que Lara lo use.

Deja poco lugar a la imaginación. No existe la improvisación. Con un poco de atención, pueden entreverse los patrones y la previsibilidad de los enemigos (humanos) se hace un tanto repetitiva. Probando un poco los niveles de dificultad más altos, especialmente el “Uno con la Jungla“, el impacto del environment como parte de nuestras tácticas de guerrilla se hace más crucial, la IA de los enemigos se vuelve un tanto menos tosca, y , sorprendentemente, es un juego que se termina disfrutando más en los niveles de dificultad elevados que en el modo historia básico.

Cada elemento del árbol de habilidades es una ventaja extra que pone el dedo en la yaga de mi instinto de guionista. Algunas de las habilidades lucen geniales, las mecánicas son asombrosas, poder tender emboscadas a los enemigos, aterrorizarlos, típico de la guerrilla colombiana, eso me encantó. Pero sin embargo, sentí que faltaba algo más. Me quedo con la sensación de que podría haberse logrado más, con menos habilidades, o tal vez, mejores resultados, con unas mecánicas no tan dependientes de la acumulación de experiencia y el desbloqueo de un árbol de talentos.

Sobre los puzzles y demás, no quiero hablar mucho porque son lo mejorcito de las mecánicas y corremos el riesgo de revelar spoilers innecesariamente. Solo voy a decir lo siguiente: vale la pena jugar un juego con este tipo de desafíos.

Las mecánicas en Shadow of the Tomb Raider no decepcionan. Pero podrían ser mejores.

 

LA BANDA SONORA Y EL SONIDO AMBIENTAL

Bueno aquí es donde hago un parate en mi diatriba interminable sobre las bondades y no tan bondades de este juego y hago uso de un poco de mi conocimiento (aunque escaso) sobre música y composición para sonidos ambientales.

Si hay algo que odio, son los juegos que  pasan por alto este aspecto fundamental, o lo trabajan tan superficialmente que parece que estamos metidos en una película muda de Chaplin. Pero también detesto los juegos que te bombardean a troche y noche con estímulos sonoros mal posicionados, jumpscares y cosas por el estilo.

En el caso de Shadow of the Tomb Raider, encontramos un sonido ambiental suave, trabajado a conciencia, por momentos intenso, por momentos relajante y entonces, cuando menos te lo esperas, te sorprende la emboscada de un feroz predador.

Debo decir que los compositores de Square Enix se lucieron. Por un lado tenemos a Brian D’Oliveira, un compositor  especializado en música precolombina, que lleva un estudio y una preparación verdaderamente admirables. El arsenal de elementos de trabajo que tiene este muchacho es loable. Sinceramente, me quito el sombrero ante tamaño desempeño, tan fiel históricamente como contextualmente, teniendo en cuenta que se trata de la cultura latinoamericana y centroamericana la que estamos disfrutando en este juego.

Por otro lado tenemos a Martin Stig Andersen. ¿Se acuerdan del animal que compuso la música de Wolfeinstein II: The New Colossus? Bueno, ¡ese mismo! Martin es un tipo que compone hace años, ha participado en notables proyectos indies tales como Limbo e Inside y perfila como uno de los compositores de New Gen más copados que existen en el momento. Trabaja tan bien el surrealismo y el suspense, que seguramente notarán su mano en varias de las escenas más complejas de la historia de Shadow of the Tomb Raider.

Cuando la música y el guión se articulan, la historia fluye naturalmente.

 

CONLCUSIÓN

Finalmente, poniendo todo sobre la balanza, tenemos un juego completo, entretenido y que cumple mayoritariamente con lo que prometió en aquel primer título de esta franquicia, donde la nueva Lara Croft hizo su debut en el 2013. La historia se cierra en un círculo y nace una leyenda, la que todos ya conocíamos, pero, super potenciada, renovada y con una onda oscura y new age que da que hablar.

Pocos juegos alcanzan una buena puntuación y los errores no escapan a mi ojo critico, pero, estoy dispuesto a hacer una excepción en algunas cosas. Para mi, lo importante es que todo lo bueno que tiene el juego, opaque brutalmente a los pequeños errores que pueden ser no intencionales, o descuidos momentáneos de los developers, o que simplemente, son cuestiones de gusto.

Los gamers empedernidos solemos tener un paladar muy exquisito y en caso de estos juegos, de franquicias renovadas, a veces solemos ser muy duros con nuestras calificaciones. Pero al momento de poner las cosas sobre la balanza, solemos ser justos y magnánimos.

Shadow of the Tomb Raider es el juego que muchos fans de Lara Croft estaban esperando y también, es el juego que podría ser el inicio de una nueva generación de fanáticos de esta versión femenina y ultra potenciada de Indiana Jhones.

¿Vale la pena? Vale mucho la pena. Hay que jugarlo. Si no lo jugaron ¿Qué están esperando? Los dejamos con un poco de footage del juego, por si no se convencieron de que Shadow of the Tomb Raider la rompe:

Valoración

9
Excelente 12 de septiembre, 2018

A favor

  • Los gráficos y el environment
  • La jugabilidad y la exploración
  • La banda sonora
  • El trabajo de lore y ambientación
  • La historia

En contra

  • Puede volverse algo repetitivo y predecible en los niveles bajos de dificultad