Conectarse con nosotros

Games Reviews

Review Metal Gear Survive

Publicado

el

Konami nos trae este título, basado en la renombrada franquicia de Metal Gear, con su toque distintivo de sigilo y asesinatos, sumados a un vertiginoso y desafiante ambiente de supervivencia y terror. Es hora de adentrarse en esta dimensión extraña, donde hasta el aire que se respira puede matarte en un instante.

Metal Gear Survive (MGS) es un juego extraño, compuesto de elementos novedosos y de cosas ya muy vistas, pero no por ello, mal trabajadas. Comenzamos creando un avatar, pasando por un número tan abultado de cutscenes (donde podremos vislumbrar a algunas caras conocidas) que puede resultar bastante molesto, hasta finalmente acabar varados en una base desierta, rodeados de criaturas extradimensionales llamadas Wanderers (infectados) y a punto de convertirnos en comida de los mismos.

Encarnamos el papel de un sobreviviente de la Mother Base que, por alguna extraña razón, acabó varado a su suerte en la dimensión llamada Dite y encerrado en una base del Ejercito. Teniendo en cuenta que los hechos del juego se ubican en medio de los Metal Gear Solid: Ground Zeroes y MGS: The Phantom Pain,  los eventos del juego trascurrirán en una línea de tiempo alternativa creada por el fenómeno que destruye la base al final de GZ.

Desde el comienzo el juego nos mete de lleno en la acción en tercera persona, debiendo trabajar con recursos limitados y a las órdenes de un misterioso personaje llamado Fortuna, que nos ayudará a salir de la base infestada de criaturas asesinas.Como en todos los Metal Gear, el sigilo tiene un papel clave y si querémos aprender a sobrevivir en este mundo plagado de cosas que nos quieren para cenar, más nos vale usarlo a discreción.

El juego puede ser algo lento y bastante denso al principio, pero conforme se avanza con la historia en el modo single player, vamos agarrándole el gustillo a este survival, que tiene bastante para ofrecer y nos da muy pocas chances de bajar la guardia.

Las mecánicas de movimiento son muy similares a anteriores entregas de la franquicia, con el agregado de un par de modificaciones a las mecánicas de combate, pero básicamente siguen siendo los mismos controles.

Una de las fallas fundamentales de este título, reside en la imposibilidad para configurar los mandos. “Sorry” muchachos, estos son los controles, son fijos. Así es, los chicos de Konami no pensaron que quiza, sería bueno permitir a los jugadores configurar a gusto los controles. Pero bueno, es un juego de consola adaptado a pc y ya sabemos como dice el dicho: a caballo regalado…

El resto del juego tiene unas mecánicas bien simples que se condicen con la gran mayoría de los survivals : si no comes o bebes te mueres. Si comes comida en mal estado o cruda, o bebes agua no potable te enfermas y baja la stamina o la salud. Cosas por el estilo. Bastante completo el juego en ese sentido.

La multiplicidad de factores que pueden alterar el estado del personaje pueden resultar abrumadores al principio, más si no estamos acostumbrados a este tipo de juegos.

El sistema de crafteo esta basado en workbenchs; (bancos de trabajo) a las que podemos acceder en nuestra base de operaciones; improvisada (A Falta de Mother Base…). Los materiales para el crafteo pueden encontrarse dispersos en el mapa y , además de cazar animales y encontrar formas de potabilizar agua, deberemos pasar un largo rato obteniendo una buena pila de metal, madera y otros enseres básicos para craftear defensas de la base y objetos defensivos personales.

Otra de las cosas que añaden un toque adicional al juego, es la posibilidad de posicionar al instante una barricada o una cerca, lo que nos permitirá ralentizar a las molestas hordas de wanderers que pueden sobrepasarnos fácilmente si no adaptamos nuestro estilo de juego a uno más versátil (alias, arréglate como puedas).

Eso está bueno, pone a prueba el ingenio del jugador para sobrevivir. Además de juntar recursos, deberemos obtener energía Kuban (de enemigos y otras fuentes) que se encuentra dispersa por el mundo en forma de cristales e infectando a los enemigos. La misma será esencial para craftear, modificar el equipo y subir de nivel las habilidades del personaje. Así que pasaremos largo rato farmeando esa cosa roja que abunda pero que no es fácil de farmear.

Metal Gear Survive no es un juego que deba ser subestimado. Desde la resistir las inclementes necesidades fisiológicas de nuestro personaje, hasta los ataques sorpresivos de los jodidos infectados, que son como la mafia japonesa (te matan 5 veces antes de que toques el suelo) pudiendo abrumarnos en un instante o sorprendernos en medio de la tormenta de polvo y hacernos trizas. Ya saben, lo mejor es mantener perfil bajo y hacer el menor ruido posible, pero si quieren hacerse los salvajes e ir por la vida volteando títeres a diestra y siniestra, entonces les recomiendo el combo bat de beisbol/ escopeta recortada/ molotov.

El juego cuenta con un sistema de desafíos diarios/semanales, muchos de los cuales implican completar un determinado número de misiones online, craftear objetos de uso cotidiano, recolectar recursos o simplemente matar enemigos. Presten atención a estos desafíos y completen tantos como sea posible, pues nos ofrecen recursos adicionales que pueden resultar sumamente útiles más adelante.

El juego cooperativo es bastante interesante. Además de sobrevivir juntos a las misiones de scavenging, que son extremadamente dificultosas, podemos optar por crear una campaña en modo co op y participar juntos del storyline.

Las misiones de scavenging son accesibles desde el menú del Campamento Base en cualquier momento del juego pero hay que tener en cuenta que muchas requieren un nivel alto del personaje para poder realizarse.

Otra de las cosas negativas que me llamaron poderosamente la atención, es la opción de comenzar una nueva partida/crear un nuevo avatar. Debemos pagar. SI. PAGAR, para crear un nuevo avatar y una nueva partida. Creo que esto de las microtransacciones se les esta yendo de las manos.

Metal Gear Survive explota al máximo el avanzado motor gráfico Fox Engine, con unas gráficas espectaculares y unos efectos de partículas dinámicas que realmente nos ponen en ambiente. Las locaciones del mapeado (el planeta Dite) destilan suspense y una sensación de desolación terrible. Ideal para los amantes de la ciencia ficción catástrofe.

Las criaturas y la IA generadas proceduralmente son otro de los atractivos que añaden al conjunto ambiental. En determinado momento, podemos cruzarnos con un grupo de chacales rabiosos (son lo peor, son insufribles) que nos atacan en manada y nos persiguen hasta hacernos pedazos y quizá horas después en ese mismo lugar, solamente hayan ratones de campo (gerbils) o quizá ovejas o alguno que otro Wanderer perdido.

Sinceramente, Konami se lució con la IA de las criaturas. Cada una se comporta de manera única, marcadamente distintiva con respecto a las demás. Hay que reconocerlo, esto me llamó poderosamente la atención. Pocas veces uno se cruza con un trabajo de IA tan pulido en un juego.

Otro de los elementos fundamentales que hacen al Metal Gear Survive una experiencia única, son las Tormentas de Polvo. La verdadera amenaza reside en que el polvo de la tormenta es altamente tóxico y requeriremos de oxígeno para poder sobrevivir. El tiempo limitado es un factor de supervivencia que pocos juegos tienen y que sinceramente me gustó mucho. Punto extra para los muchachos de Konami.

Desde el vamos, una de las cosas que más me molestaron en el juego, es el excesivo (casi abusivo) uso de la cinemática y el cutscene. Siendo guionista, desde siempre me han enseñado que, al crear el guión para un audiovisual o en este caso, un videojuego, lo importante es MOSTRAR, no CONTAR. La cinemática es un recurso que cuenta más de lo que muestra, porque resume toda la acción en breves escenas, llenas de efectos especiales y narrativa visual, pero que no deja nada a la imaginación del espectador/jugador.

Abusar de estos recursos provoca que el jugador termine hartándose (el famoso botón de Skip) y pierda gran parte del contenido introductorio del mundo de juego o del trasfondo, que podría presentarse al jugador de maneras más sutiles, mostrándole el camino correcto o la relación de causa/efecto durante la toma de decisiones, por ejemplo.

Metal Gear Survive es un juego donde tenemos muchísima cinemática, e incluso, cinemáticas, detrás de cinemáticas que son seguidas por repetidas cutscenes (conté 25  y perdí la cuenta). Cansa. Parece que suma calidad, pero en realidad, resta mucho a un juego que no necesita tanta cinemática, que lo único que hace es evitar que el jugador pueda sumergirse de lleno en la acción.

Con respecto al soundtrack, podemos decir que se apelo más a la nostalgia que a un fin último en la mayoría de los temas. La banda sonora en general es muy similar a la de otras entregas, como por ejemplo Metal Gear Solid: Ground Zeroes.

Compuesta por Akihiro Teruta, Haruna Kubo, Takanori Kaneko y Pedro Avelar, la banda sonora nos transporta por momentos hacia la acción dramática para luego recaer en algo repetitivo y sin convicción. La música de fondo en los escenarios parece como distante, descolocada. Poco integrada con la acción y el contexto de la situación.

Rescato un poco el trabajo de efectos de sonido, que verdaderamente apuntaba a generar ese ambiente de suspenso y supervivencia en un ámbito hostil, que es básicamente, el quid de la cuestión en MGS.

Teniendo en cuenta todo lo que analizamos anteriormente, me encuentro ante una situación difícil de evaluar. Si bien el juego es perfecto en el amplio sentido de la palabra (con algunas salvedades) no deja ser un juego más, pero que destaca por el trabajo de pulido que tiene, por su poderoso motor gráfico y por las variantes en la temática del survival catastrófico con elementos de Sci Fi y distopía de trasfondo.

Me gustaron muchas cosas, la ambientación en su parte mayoritaria corre por lo visual, y desde el punto de vista narrativo lo noté algo flojo, pero eso no significa que no haya disfrutado la acción y el desarrollo de la historia.

El simbolismo detrás de algunos elementos, como la supervivencia en situaciones extremas que nos lleva a superar las diferencias, o que el verdadero enemigo está en uno mismo, esas cosas realmente están bien trabajadas en el argumento. Me pareció notable que el mensaje del juego sea CLARO y CONSISTENTE.

Los gráficos están muy buenos, el apartado gráfico carece de errores de diseño o pulido. No encontré un solo bug, y eso que busqué hasta el cansancio. No, ni un solo bug. Quizá haya alguno por ahí, pero de seguro que yo no lo pude encontrar. Eso es bueno, habla de un trabajo de pulido en el escenario y en el game design que da que hablar.

Tal vez muchos pensaban que sin Kojima, la franquicia Metal Gear iba a estar perdida, pero sin duda alguna los muchachos de Konami están yendo por buen camino. Y eso sin duda alguna es bueno. Como dice el dicho “ningún hombre es una isla”.

Me entristeció lo malograda que estuvo la banda sonora, se desperdicia mucho y casi pasa desapercibida. Con respecto a las cinemáticas, mejor ni hablar de nuevo de algo que sinceramente, me pareció un error garrafal.

Poniendo las cosas sobre la balanza, creo que tenemos un puntaje bastante firme y sin duda alguna, Metal Gear Survive es un título que tiene mucha vida por delante y mucho para ofrecerle a la comunidad Gamer. Muy recomendable para los amantes de la supervivencia, el suspense y el sigilo. No recomendado para personas que no les gusta el farmeo de materiales, algo indispensable en esta clase de juegos. Los amantes de la franquicia Metal Gear también podrán disfrutarlo, y tiene muchísimos guiños escondidos esperando a la vuelta de la esquina.

A favor:

  • Motor Fox Engine
  • Desafíos semanales

En Contra:

  • Banda Sonora
  • Repetitivas m¡siones y farmeo
  • Excesiva cinematica
  • Controles no pueden ser modificados

 

Valoración

7
Bueno 02 de marzo, 2018

Guionista de comics y video juegos. Hace quince años que escribe y publica como autor independiente. Co autor (junto a Ramiro Moretta) de "Press Start: Como escribir el guion de un videojuego sin morir en el intento". Autor de cuentos cortos como : "El último sendero" , "Noches de insomnio",, "La Tejehechizos", "La Noche del Arconte" - esta última incluida en la Antología "Buenos Aires Fantástica" de editorial Thelema. También es autor de las Sagas: "El Caminante" , "Crónicas de Andrade" y "La canción de Sauco".