Compartir

Hoy tenemos para ustedes el review del Core i5-8600K, el que consideramos la mejor opción para gaming dentro de la nueva octava generación de procesadores Intel Core, teniendo 6 núcleos y multiplicador desbloqueado para fácilmente elevar la frecuencia del procesador a unos 5GHz y aumentar su rendimiento.

Después de un gran año de Ryzen, Intel se vió obligado a dar una respuesta, que tenemos aquí con la octava gen: Una plataforma casi igual a Z270 y 7ma. generación, con el mismo IPC, simplemente agregando más núcleos para ofrecer un mejor precio-rendimiento y dar pelea a AMD, que ya superó en ventas a Intel en varios mercados.

Aparentemente estos procesadores utilizan el mismo zócalo LGA 1151, pero requieren los motherboards a una con chipset Serie 300 por supuestos requisitos de energía superiores para alimentar los procesadores de 6 núcleos, y soporte a memorias 2666MHz, cuando cualquier placa madre Z370 tiene VRM iguales que los de Z270, y además en Z270 ya las placas madre soportaban 4133MHz y mas sin problema.

En la 8va. Generación tenemos el primer Core i5 de 6 núcleos (Que es el que revisaremos en el día de hoy), el primer Core i3 de 4 núcleos, y hasta 12MB de caché en el i7-8700K.

Además tendremos procesadores desbloqueados en cada linea (Core i3, i5 e i7) y hasta 40 lineas PCI-E.

Utilizan memorias DDR4 en Dual Channel, y el CPU provee 16 lineas PCI-Express para expansión. Del chipset podemos obtener algunas lineas PCI-E adicionales para puertos M.2 o controladores Thunderbolt o Ethernet, puertos USB 3.1 de 5Gb/s, puertos USB 2.0 y Sata 3.0.
En su DIE observamos un bloque grande mayormente azul a la izquierda, que es la gráfica integrada, que al lado tiene un bloque de color mayormente naranja, donde podemos observar los 6 núcleos que soporta Coffee Lake, y finalmente a la derecha los controladores de PCI-E, Sata, etc. En la parte inferior, en un tono celeste, está el controlador de memoria e I/O.

Índice de páginas