De la mano de Creative Assembly y Feral Interactive (y distribuido por Sega) , nos llega Total War Warhammer 3, un juego de estrategia y gestión en tiempo real con una de las mejores ambientaciones que hemos visto en un juego de la franquicia.

El juego nos sorprendió gratamente, con su arte, su optimización y sus combates sangrientos y brutales. Es un juego que todo amante de la estrategia debería jugar. A continuación, lo analizaremos a fondo en esta reseña.

La historia

En Total War Warhammer 3 el destino del viejo mundo dependerá de nosotros. Una historia formidable, basada en una franquicia increíblemente rica en lore, que supera con creces cualquier cosa que haya ofrecido un juego de estrategia hasta el momento.

En TWW 3, construiremos un imperio, haremos crecer su economía, dirigiremos tropas, forjaremos alianzas, tanto con dioses como con mortales. Las campañas son tremendamente largas y satisfactorias de jugar. Aunque algo lentas. El mundo es tremendamente vasto, lleno de regiones para explorar y eventos que alterarán el curso de la campaña y el destino de tus tropas y héroes.

Lo más destacable es la ambientación, que logra el pináculo de la fantasía oscura de Warhammer, elevado a la enésima potencia, con batallas colosales que te mantienen en vilo todo el tiempo.

Tenemos unas cuantas campañas para jugar, todas con una ambientación variada y con personajes memorables. Pero es un juego que merece ser disfrutado punto por punto, gota a gota porque sus campañas son alucinantes, así que no queremos dar ni un solo spoiler.

La Jugabilidad

Total War siempre fue la franquicia de estrategia por turnos y tácticas en tiempo real por excelencia, pero en Total War Warhammer 3 las batallas en tiempo real aumentan en volumen, en brillo y en brutalidad.

Durante la fase de gestión, estaremos a cargo de nuestra economía y  las relaciones con las otras facciones. Durante cada uno de nuestros turnos podemos encontrarnos eventos mundiales o aleatorios, que pueden ser beneficiosos o no: podremos encontrar grandes tesoros o maldiciones terribles que afectarán a las regiones que controlamos o a nuestros ejércitos. Esto es una mecánica sumamente interesante, que he visto en otros juegos de RPG con sistemas de gestión, pero nunca lleva a esta escala.

En esta entrega de Total War: Warhammer 3, Creative Assembly y Feral Interactive se centraron en pulir algunos de los aspectos de la inteligencia artificial y la diplomacia en el juego. Los enemigos en el campo de batalla crean distracciones, atacan y se retiran, te llevan a emboscadas, realizan ataques de pinzas y te demuelen sin piedad mientras intentas avanzar por los campos de batalla para hacerte con los objetivos. No hay tregua.

Los gráficos

Total War Warhammer 3 viene con una notable optimización gráfica, supera con creces la de la entrega anterior.

El juego tiene un rendimiento formidable, incluso cuando las batallas son tan multitudinarias que uno se pierde en medio de todo el caos. Los fps no bajan nunca, y la acción perdura incluso en los momentos más complicados de cada campaña, donde enfrentaremos a hordas de enemigos en números nunca antes vistos.

Las escenas tipo cutscene están muy bien diseñadas, con un estilo splash art increíble. Muy fiel al corazón de la franquicia Warhammer. La estética es bellísima y los escenarios son sorprendentemente detallados para un juego de estrategia bélica. Es un juego hermoso. Punto para Creative Assembly y Feral Interactive.

El modo multijugador

Nunca he sido de jugar campañas de este estilo de juegos en cooperativo. Pero es bueno que sepan, que Total War Warhammer 3 ofrece esta posibilidad.

El número máximo de jugadores en simultáneo es de ocho jugadores, en el modo Realm of Chaos, donde pueden jugar la campaña single player entre todos. Muy entretenido la verdad.

Pero hay múltiples escenarios de campaña disponibles, que varían en tamaño, alcance y complejidad. Recordemos que es un juego de estrategia “lento”, por turnos, y puede llevar horas terminar una campaña. No es algo como lo que estamos acostumbrados la mayoría de los jugadores de estrategia.

Los turnos son simultáneos, lo que permite a todos los jugadores gestionar sus tropas y reinos a la vez, y esto es clave para coordinar estrategias, especialmente en los modos del Ranked Matchmaking.

Cada vez que un miembro de tu grupo participe en una batalla, cada uno de los demás miembros tendrá la opción de influir en el resultado ayudando a controlar una selección selecta de sus tropas o reemplazando a la IA. Este último modo, es bastante interesante, y se pueden coordinar mucho mejor las tropas y las tácticas en el campo de batalla. Por ejemplo: si cada jugador controla a una unidad de héroe y un batallón de tropas, los resultados pueden ser notablemente mejores que si se apiñan todos y van de frente. Está muy bien pensado.

Nos sorprendió bastante, y la verdad, es de lo mejorcito que tiene el juego. Entretenido y balanceado.

La banda sonora

La banda sonora es una de esas cosas que adoro en los juegos, porque tienen la capacidad de influir tanto en la historia, como durante la partida. Para bien o para mal. Hay casos donde se nota como la banda sonora no acompaña para nada la acción y nos vemos obligados a desactivarla por lo molesta y repetitiva que es.

Pero en el caso de Total War: Warhammer 3, la banda sonora es LA MEJOR, que he tenido el placer de disfrutar en toda mi historia como gamer. Es formidable, épica, envolvente e inmersiva. No tiene desperdicio. Cada acción, movimiento y cambio en el curso de la batalla está acompañado por su propio track. Ni hablar de los sonidos de ambiente durante el combate y fuera de él. De veras, es inmejorable.

Yo ya me la agregué a la playlist porque sinceramente, hasta dan ganas de jugar otros juegos escuchándola. Sin duda alguna, entre la historia, las mecánicas y la banda sonora, esta última es la que más me gusta del juego y le hace mucho honor a este tipo de juegos de estrategia épicos. Bravo por los compositores de Creative Assembly, me quito el sombrero.

Conclusión

Total War Warhammer 3 es un juego que lo tiene todo. Violencia, sangre, batallas masivas, un universo inmersivo de fantasía oscura medieval, dioses dementes y demonios sanguinarios. Un formidable paquete de arte, diseño y banda sonora. No nos podemos quejar.

Bueno, si, para ser justos y sinceros, tiene un par de cositas que necesitarían ser pulidas. Puntualmente la interfaz, que es algo tosca y las mecánicas de selección de unidades que a veces se vuelven algo frustrantes hasta que le agarras la mano. Solo eso tiene de malo.

El resto del juego es absolutamente brutal y masivo. Una joyita. Me encanta lo que hicieron con la franquicia Warhammer, y de todos los que jugué hasta la fecha, a este le doy una estrellita más por el cuidado del detalle y la ambientación.

Total War Warhammer 3 es el mejor de las tres entregas sin lugar a dudas. Y no le sobró espacio para nada. Una obra de arte. Lo que sí, si quieren comprarlo en Steam, tienen que pagar la suma no tan baja de 6469,64 pesos (con impuestos incluídos) pero vale cada centavo que inviertan, si les gusta este estilo de juegos. Muy recomendado.

A destacar:

  • Muy buena historia y ambientación
  • IA Brutal y muy bien diseñada
  • Notable optimización y estética renovada
  • Modo multijugador, bastante entretenido y balanceado
  • Absolutamente brutal y masivo
  • Banda sonora muy inmersiva

¿Qué les pareció nuestra reseña de Total War Warhammer 3? ¿Se ve increíble no? A continuación, les dejamos una galería de imágenes para que disfruten.

Lucas Simons

Gamer, Narrative Designer, Experto en Worldbuilding. Gamer y Game Developer. Creador de contenido especializado en gaming. "Juego y trabajo. Trabajo y juego."