Compartir

iFixit siempre desarma lo mas rápido posible los nuevos terminales, y en este caso, la víctima fue el nuevo Galaxy S9+, el cual tuvo un bajo puntaje de reparabilidad, con tan solo 4 de 10 puntos.

Como comparación, el Google Pixel 2 XL y el Apple iPhoneX obtuvieron 6 puntos, siendo más fáciles de reparar, el Galaxy Note 8 también obtuvo 4 puntos, teniendo la misma dificultad, y el Essential Phone tuvo 1 punto, siendo prácticamente imposible de reparar.

Uno de los puntos mas criticados en los mas recientes dispositivos de Samsung es el excesivo uso de pegamento en todos lados. Por ejemplo, para retirar la batería, es necesario colocar un líquido removedor de pegamento debajo de la batería, y tratar de sacarla sin romper nada en el camino. Lo mismo sucede con el sensor de huellas digitales, que está totalmente pegado y es muy difícil sacarlo sin dañar nada en el camino.

También Samsung acostumbra colocar pequeños conectores con el largo justo que van desde abajo de la placa madre hacia arriba, y son muy fáciles de dañar con mover solo un poco la placa madre, y no son fáciles de ver, por lo que se debe estar MUY atento.

Lo peor de todo, es que para acceder a remplazar la pantalla frontal, debemos desarmar TODO el teléfono, comenzando por despegar la parte de atrás, luego quitando la placa madre y otros componentes, para recién ahí llegar a la pantalla frontal. Recordemos que su parte trasera es de vidrio, por lo que ya desde el comienzo tenemos posibilidades de dañar el teléfono.

¿Donde puedo ver el proceso completo?

Pueden ver (En inglés) el proceso de desarme completo, y las múltiples críticas realizadas por iFixit aquí.